tibio, cría, madriguera con topo

El nido en el costado, y la fuente.
Cuántas veces sentirlos,
cuántas lo que brota se aleja: este corte,
¿drena el cuenco o las ramas?: palpo ahí
lo que no se ve; sin embargo está,
dentro está, el agua está:
toda la carne que soy, pavesa a pavesa
se deshilacha, imagino,
hasta que rompa el pespunte de ganglios
que crece de noche contra los huesos crece:
lo llamo también tibio, cría, madriguera con topo.
Cuántas el miedo chilla así
sabiendo que no vuela, que ni es,
ni saliva, ni garras, menos aún plumas:
no hay pájaro para cubrirme
el nido hoy, el aire hoy
de ir viviendo.

Anuncios