Tristeza

(Del agdawal Del ṣṣeḥra)

f. 1. Tristeza proviene de una antigua adaptación de la palabra de origen bereber Del ṣṣeḥra, que significaba “desierto”, que, a su vez, en su etimología, quería decir, literalmente, “espejo que llora”. Samuel Johnson, en su Plan for a Dictionary of the English Language [Londres 1747], ya hace referencia a esta palabra y cuenta que, en Mali, por las noches, las madres se acercan muy despacio al oído de sus hijos para susurrarles una canción que habla de aquel día que el Sol se acercó tanto a la Tierra que el desierto arrancó a llorar implorando un poco de agua para saciar su sed y lavar las llagas de su sal; y que lloró tanto de sus rocas, con tanta nostalgia, que terminó por formarse un pequeño lago; y que sus lágrimas reflejaron el cielo; y que los atribulados habitantes de Léré, agostados también por la canícula, creyeron ver, a lo lejos, un espejo de azogue. Dice la canción que, a esa visión desesperada, le llamaron “espejo que llora”; y que, cuando cayó la noche sobre el orbe y se escuchó el vespertino deambular de los linces rojos, el desierto se enroscó al fin como una serpiente, el azogue se evaporó y la pena dio paso, de nuevo, al latido de antes de que el Sol se acercara tanto a la Tierra. Con este canto, los niños malienses aprenden a esperar oscuridad y silencio para poner nombre a su llanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s