En el patio de Olvido

  En Toledo, con Olvido García Valdés y Miguel Casado

Viene
al lado de quien palpitaba.
Entre ambos he conocido
la línea precisa, la fragilidad,
y me imagino bailando como baila
la niña sobre el pretil del pozo;
en el patio de Olvido cae
la noche arriesgando,
mientras giran las ruedas
de una bicicleta oxidada
y los postigos de las ventanas se vuelven celestes.
Conciencia de girar
desde uno nueve nueve seis
bailando con el vestido enredado
en la muerte por agua,
conciencia de esas tres palabras.
En el patio de Olvido
es septiembre
-el contorno rojo de la bicicleta,
las ventanas cerradas,
el círculo de la niña sobre el pretil-
y ambos se acercan hasta mí
dados de la mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s