Nostalgia

Nostalgia.

Del griego nostos (regreso) y algos (doloroso), así se denomina al hueco que queda en un horno después de haberse cocido el pan en su interior. Su origen es muy conocido, pues está ampliamente documentado. Se sabe que fue un neologismo creado por el panadero aqueo Theanos, en el siglo XII a.C., tras caer herido de muerte en la guerra de Troya. Homero, en el Canto XIII de la Iliada, relata brevemente este episodio:
Heleno hundió de cerca a Theanos, el de las manos sabias, la espada  en el vientre e hizo saltar el escudo por el aire y viósele una herida fea.
Susurro entonces el hábil panadero: “Nostalgia, cuándo volveré a ver tu calor, que tan lentamente se desvanece; cuándo la humedad, la luz y tus olores; cuándo los dulces y agrios de la masa; cuándo tu hueco y el crepitar del pan, si por el estómago se me escapa la vida”.
Escritores griegos posteriores también se hacen eco de la maestría con la que Theanos fabricaba pan. Platón, en su diálogo Critón, pone en boca de Sócrates las siguientes palabras: ¡Qué bien nos iría, querido Critón, si entre nuestros ciudadanos encontrásemos muchos como Theanos, porque era constante, amoroso y humilde cuando preparaba su pan para los demás!
El médico Arquígenes, en el siglo II a.C., situó la nostalgia, como recogen algunas fuentes, en el vientre, pues decía que era cóncavo como un horno, y en su calor se amasó y creció lo que después llegó a la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s